Nuestra Filosofia

“Un hombre necesita viajar. Por su cuenta, no por medio de historias, imágenes, libros o TV. Necesita viajar por sí mismo, con sus ojos y pies, para entender lo que es suyo. Para un día plantar sus propios árboles y darles valor. Conocer el frío para disfrutar del calor, y lo opuesto. Sentir la distancia y el desabrigo para estar bien bajo su propio techo. Un hombre necesita viajar a lugares que no conoce para romper esa arrogancia que nos hace ver el mundo como lo imaginamos y no simplemente como es o puede ser. Que nos hace profesores y doctores de lo que no vimos, cuando deberíamos ser alumnos, y simplemente ir y SER.
…Y ese día que el hombre viajó, que pudo caminar con sus propios pies el mundo desconocido, que superó la lejania de sus afectos y del calor de su hogar, el día que dejó de creer que sabia mucho, para comenzar a aprender, ese día que se dejó llevar por sus sueños y los acompañó en contra de la corriente con una sonrisa, convencido de que era lo mejor. Esa vez que decidió dejar de pedir y esperar cosas, para aceptar y agradecer lo que le llegara… Ese día descubrió que si se quiere se puede, que llegar a las metas es solo cuestión de decidirse y confiar, que al final de cuentas todo esfuerzo obtiene su recompensa…”

Amyr Klink